Restauración de la Iglesia de San Bernardo

Al lado del río Traba se sitúa la iglesia de San Bernardo, formando parte del camino real que unía Noia con Santiago de Compostela siendo una de las entradas más importantes de la villa. Se comenzó a construir en el año 1691 por orden del conde de San Bernardo, D. Antonio Cortés de Mendoza y Sotomayor y se finaliza en el 1709, con el lenguaje y formas del período Barroco.

En julio del 1936 fue quemada, dado en estado en que quedó, se cierra al culto durante 15 años. En la década de los 50, un colectivo de noieses decide restaurarla, ejecutando las cubiertas que podemos ver a día de hoy. La iglesia se vuelve a cerrar alrededor de los años 80 por deficiencias en la techumbre.

Dado que es un ejemplo de patrimonio cultural de Galicia y beneficia con valores culturales, económicos y etnográficos, está en la mente de muchos su restauración, dado que su estado es muy deficiente y amenaza ruina.

Los arquitectos José Barreiro y Martín Insua han elaborado un proyecto básico y de ejecución de intervenciones urgentes en la nave mayor de la iglesia y después de presentarlo al párroco de Noia, la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta de Galicia autoriza las obras de la primera fase de restauración.

La Diputación de A Coruña en la Convocatoria de Subvenciones de Promoción Económica 2015 concedió una subvención de 13.413€ .

Un grupo de colaboradores de San Martín y Sta. Cristina, con el Párroco de Noia, llevan a cabo un colecta entre los feligreses para afrontar las obras de esta primera fase de restauración que incluyen trabajos de carpintería y albañilería en la nave principal por un valor de más de cuarenta mil euros que fue contratada a la empresa Pavimentos Noia.

Se están realizando al mismo tiempo las gestiones oportunas para continuar próximamente con otras actuaciones en fases sucesivas y se espera la colaboración de organismos superiores así como la aportación de empresas y autónomos que sin duda valoran la conservación del patrimonio noies.