FRATERNIDAD DE NOYA DE LA ORDEN SEGLAR FRANCISCANA

Enderezo: 
Padres Franciscanos Noia
Teléfono: 
607 747 830
Imaxe: 
Descrición: 
En Noia, fue fray Gonzalo Mariño, reconocido como el introductor de la Observancia en la Provincia de Santiago, quien fundó el convento de Sueiro, en la parroquia de Argalo, hacia 1396. Será bastantes años más tarde, concretamente por 1518, cuando el entonces vicario de Sueiro, fray Rodrigo de Mendoza, compre los necesarios terrenos para trasladar el convento a Noia. En 1522, tiene lugar el traslado del Santísimo Cristo de la Buena Muerte a Noia que se alberga en el Convento de San Francisco y a quien rendimos culto en durante la cuarta Semana de la Cuaresma con gran fervor y solemnes cultos desde el año 1522 de manera ininterrumpida, siendo uno de los primeros vestigios de la fervosidad de la semana Santa Noiesa. La Erección Canónica de la Fraternidad de la Orden Seglar Franciscana en Noia, según los libros de visitas y profesiones, puede fijarse con certeza de comprobación documental en el mes de Enero de 1912, aunque ya se puede encontrar anteriormente rasgos de identidad como tal, sin documentación escrita, mediante la existencia de varías visitas canónicas anteriores a la misma. Dicha Orden Franciscana, perteneciente a la jurisdicción eclesiástica del Arzobispado y dentro de la Provincia Franciscana de Santiago, también perteneciente a dicha jurisdicción tiene como fines religiosos, según la Regla Espiritual que la informa y Constituciones generales, en sus artículos del I al XXV: vivir como fieles llamados a la santidad un camino de espiritualidad en comunión con la Iglesia Católica, y en la cual sus miembros se comprometen a vivir el Evangelio de Jesús a la manera de San Francisco de Asís, en estado seglar, y lo hacen en una fraternidad seglar franciscana como asociación pública en la Iglesia Católica, que se articula en fraternidades a varios niveles, entre ellos el local y así contribuyen las fraternidades a la edificación del Reino de Dios con sus presencia en las realidades y en las actividades temporales, en una llamada de vivir el Evangelio en comunión fraterna. Esta regla espiritual fue aprobada por su Santidad Pablo VI el 24 de Junio de 1978 y las Constituciones Generales por Decreto de la Congregación de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica el 8 de septiembre de 1990, siendo esta Regla y Constituciones de ámbito internacional por la que se rigen todas las fraternidades seglares a nivel nacional, regional y local y motivo de la modificación última de nuestros estatutos. La devoción al Ecce Homo, vinculándose con la Venerable Orden Tercera, también con importante presencia en el culto de esta iglesia, en donde también pueden verse buenas imágenes de sus santos patronos, Luis de Francia e Isabel de Hungría. Tras la exclaustración el convento cumplió la función de cárcel del partido. La iglesia fue, en tanto, atendida por la Venerable Orden Tercera hasta que en 1912, vuelven aquí los franciscanos quienes construyeron, en un espacio inmediato a la iglesia, una nueva casa que hoy es residencia de mayores de la comunidad a nivel internacional. Uno de los primeros vestigios de labor en nuestra villa en 1752, recoge gran cantidad de información sobre la actividad de la Orden Franciscana en la Villa de Noia: participación en procesiones, orden y testimonio de Padres Visitadores, protocolo litúrgico en cuanto a horarios de actos y cultos, licencias para predicadores en actos religiosos, sermones y pregones, orden de cajas petitorias, etc... Ya en ese momento se hablaba de una vestimenta propia y característica para sus actos: compuesta con túnicas negras, corona de espinas y soga al cuello ceñidos con el cordón de San Francisco, aunque en los actos que presenta actualmente está representados por el hábito franciscano con Tau grabada, cordón franciscano y guantes blancos. La actividad de la Orden Franciscana va más allá de las paredes del Convento Franciscano colaborando activamente con otras Cofradías de la Parroquia y actos litúrgicos a lo largo de todo el año.